UA-53178645-1

BLOG

Carta abierta: La riqueza de El Castillo

Anoche fuimos testigos de un programa televisivo, En la Mira de CHV,  en el que se presentó una cara de la comuna de La Pintana. Hablamos de El Castillo, sector del territorio que vive en condición de aislamiento y segregación urbana.  Históricamente y desde su origen, ha sido una población excluida dentro de los excluidos por la política de estado y el gobierno local. La segregación de la que hablamos, se expresa en el escaso vínculo con el espacio y las grandes distancias de desplazamiento de los pobladores para conectarse con la ciudad para acceder a oportunidades laborales y servicios.

En el año 1979,  mediante la “Política Nacional de Desarrollo Urbano” se tomó la decisión de crear la comuna de la Pintana, emplazándola en el sector sur de la antigua comuna de La Granja, hacia donde se relocalizó población “no deseada” del resto de la Región Metropolitana. Los vecinos no tuvieron la capacidad de decidir dónde se ubicarían ni las condiciones en la que se produciría el poblamiento. El proceso significó un cambio en las formas de vida de los ahora pobladores del sector El Castillo. En oposición a esta realidad, para ejemplificar, conocemos lo sucedido en la comuna de Vitacura, donde se erradicó por completo a los campamentos, se estandarizó y homogeneizó la población, quienes se reconocen el día de hoy como “iguales” en clase, redes y oportunidades.

Esta política se fue agudizando durante las siguientes décadas y los medios de comunicación han jugado un papel fundamental al profundizar la estigmatización de poblaciones como El Castillo,  tipificándolas de problemáticas, criminales, violentas y pobres, sesgando el hecho de que esas temáticas son transversales a nivel país y en todo estrato social.

Dentro de este contexto  de exclusión territorial, que limita el desarrollo de las capacidades  de las personas y sus proyectos de vida, se invisibiliza la riqueza de comunidades resilientes, capaces de abordar y solucionar problemas cotidianos que los afectan directa e indirectamente. Son comunidades organizadas, con identidad, en las que aún existe la riqueza de la vecindad desarrollando estrategias de resistencia frente a estas causas estructurales de segregación.

Esta crónica no incluye la lucha de años por erradicar el vertedero ilegal de el sector de El Remanzo, en el que se construyó el Parque Esfuerzo y Dignidad, en un trabajo articulado con el sector privado,  así como iniciativas de murales  y mejoramiento de la cancha de la villa, a lo que se agrega el surgimiento de comités de pavimento participativo y la instalación gestionada por la junta vecinal de una plaza activa.

Las comunidades de El Castillo han demostrando que hay una alternativa a la forma de vida atomizada en que vivimos como país, donde la solidaridad ha sido el camino para enfrentar la condiciones históricamente adversas.  Por ejemplo, los vecinos de El Castillo de los sectores de las Villas El Remanzo y Nueva Patagonia son personas de esfuerzo, que derriban los mitos sobre la población que trata de instalar esta crónica; se levantan temprano para llevar sus hijos al colegio, van a trabajar o a buscar trabajo, ocupan los servicios. A estos ciudadanos al ser identificados como de El Castillo el sistema los vuelve a excluir visibilizando que en Chile hay personas de segunda categoría: en el colegio no los quieren aceptar por el sector de donde provienen, son rechazados en las entrevistas de trabajo y se pone en duda su calidad de persona, sin poder acceder a servicios de forma satisfactoria.

En el programa que vimos, se cuestiona la forma de vida de un grupo que sí vive en el sector, y también universaliza un fenómeno que por lejos es la constante en la vida vecinal. A En la Mira, así como a muchos medios de comunicación, se les olvida la vulneración sistemática  a los derechos de las personas a  la ciudad, a la salud, a vivir en un contexto de seguridad, y  en definitiva, se olvidan de la transgresión a los derechos humanos.

Por todo lo anterior, cuestionamos fuertemente la línea editorial de Chilevisión que fortalece la invisibilización, estigmatización y exclusión del sector El Castillo, omitiendo la riqueza de los vecinos y su forma de vida en el barrio. Esta presentación parcelada y distorsionada de El Castillo, que se repite a diario con otros sectores o poblaciones de nuestro territorio, contribuye a agudizar el clima de desconfianza a nivel país.

Invitamos a los medios de comunicación a interiorizarse genuinamente por las personas del sector  El Castillo y sus proyectos de vida, a denunciar desde las bases la injusticia y desigualdad que viven millones de chilenos, entendiendo que los medios de comunicación tienen un rol dentro de nuestra sociedad, y no puede distorsionar su vocación en función del rating.

Equipo Fundación Junto al Barrio

Pasajes para el encuentro

Pasajes para el encuentro

En parte importante de las comunas periféricas de nuestras ciudades, la disminución de los espacios de encuentro entre los vecinos ha aumentado la crisis de la vida pública, afectando a las  personas y deteriorando sus redes sociales. En la medida en que estas relaciones se…

Continue reading →

Potencialidades de los Huertos Comunitarios en la transformación de espacios públicos barriales

Potencialidades de los Huertos Comunitarios en la transformación de espacios públicos barriales

Presentación Fundación Junto al Barrio (JAB) en conjunto con América Solidaria desarrolló por primera vez de manera articulada un proyecto de intervención en agricultura urbana en Población Los Nogales Estación Central. Esta buscó desarrollar y fortalecer hábitos de vida saludables que promovieran espacios de participación…

Continue reading →