Fundación evaluó la intervención en cinco barrios considerando los efectos de los proyectos sociales, urbanos y la trayectoria de las organizaciones sociales.

Con el objetivo de agradecer el apoyo de los colaboradores de la Fundación, Junto al Barrio entregó los resultados de la evaluación de cinco barrios, realizada entre enero y julio de este año. Se trata de los barrios donde la Fundación trabajó en el primer Ciclo de Barrios, entre el 2010 y el 2014: Viento Sur-Ramón Cordero y Costa Brava en Playa Ancha, Valparaíso; Nogales en Estación Central; La Pincoya-Nuevo Amanecer de Huechuraba; y Galvarino en la comuna de Peñalolén.

Según explicó la directora ejecutiva de Junto al Barrio, Catalina Justiniano, este material “permite por primera vez contar con valiosa información sobre los resultados de nuestra intervención en este primer ciclo, lo que da soporte a lo que estamos realizando y a la vez nos da luces para afinar nuestro modelo JAB, de modo que nos permita cumplir más fielmente con nuestra misión de promover el protagonismo de los vecinos en las transformaciones de sus barrios”.

Los resultados fueron entregados en una jornada de diálogo realizada en el auditorio de la Fundación Colunga, hasta donde llegaron dirigentes de La Pincoya (Huechuraba), Los Nogales (Estación Central) y Viento Sur (Valparaíso). También estuvieron presentes los miembros del directorio de la Fundación, liderados por la presidenta, Francisca Rivero, representantes del Consejo Asesor, de las empresas colaboradoras y funcionarios de JAB.

Dentro de los resultados se visualizan varios desafíos para trabajar en conjunto con las comunidades, por ejemplo, en la etapa de evaluación, un 84,6% de los vecinos consultados señaló no participar activamente en las organizaciones sociales de su barrio, argumentando como principal causa, la falta de tiempo. En materia de confianza, un 30,2% de los vecinos dijo sentir “algo de confianza” en su junta de vecinos y un 17,6% “bastante confianza”, en tanto un 46,2% dijo tener “nada de confianza”.

Consultados sobre el conocimiento de las obras urbanas desarrolladas en sus barrios, en general la mayoría de los vecinos señaló conocer las obras que le han cambiado la cara a sus poblaciones. En el barrio Viento Sur-Ramón Cordero de Valparaíso, más del 80% de los vecinos dijo conocer obras como la remodelación de la cancha, el museo a cielo abierto, la recuperación de las fachadas y las plazas.

También se avaluó el conocimiento de las empresas colaboradoras y en este aspecto se abren una serie de oportunidades para seguir trabajando en conjunto, ya que los vecinos, en su gran mayoría no conocen a las empresas que colaboraron financieramente con el desarrollo de las intervenciones. Sin embrago, si señalan que les ha marcado positivamente el desarrollo de voluntariados corporativos. Es el caso de Los Nogales en Estación Central, donde se valoraron los encuentros con trabajadores de empresas, tanto por el aporte en infraestructura, como por la posibilidad de compartir con ellos.

Esta realidad según los propios dirigentes es una gran oportunidad para que las empresas se vinculen más allá de los aportes económicos, tal como lo señaló la dirigenta de La Pincoya, María Inés Aranda, quien dijo que la vinculación en terreno es fundamental, “mientras no se acerquen nunca van a saber las carencias que tenemos, lo que más pedimos es la entrega de herramientas, no queremos las cosas gratis queremos hacerlas en conjunto”, dijo la dirigente.

La instancia de diálogo donde se entregaron los resultados culmimó con una dinámica sobre los desafíos que tiene JAB para el 2016, siempre con la convicción que la articulación de redes de colaboración público- privada, en conjunto con las comunidades, permite avanzar en la senda correcta para poder generar ciudades más inclusivas y reconstruir el tejido social.

DESCARGA EL DOSSIER AQUÍ