JAB aplica por primera vez modelo que evalúa su intervención en los barrios

7 julio, 2015



En sintonía con el Modelo de Evaluación que JAB creó para examinar los resultados de sus intervenciones en distintos barrios, este viernes 26 de junio en Área de Estudios de la Fundación terminó la segunda etapa del proceso y comenzará la fase de análisis.

Para Catalina Justiniano, Directora Ejecutiva de Junto al Barrio, los avances en el Modelo de Evaluación marcan un hito para la fundación. “Este proceso nos permite mirar por primera vez el resultado y el impacto de nuestro trabajo con las comunidades, desde el inicio de nuestra intervensión en los barrios. Toda la riqueza de este material que hemos recogido nos va a permitir tener interesantes discusiones y análisis internos con nuestros equipos y con quienes nos han acompañado durante todo este tiempo”, manifestó.

«La evaluación fue un desafío gigantesco, primero tuvimos que crear un Modelo de Evaluación que incorporara indicadores objetivos de impacto, que permitan dar cuenta de los logros alcanzados por cada barrio y segundo, establecer indicadores de cómo esas transformaciones físicas y sociales influyeron en la manera en que hoy las organizaciones sociales enfrentan sus nuevos desafíos sumando a todos los actores que se involucraron en el proceso (dirigentes, vecinos y equipos de trabajo). En lo interno, el modelo buscaba reflexionar sobre nuestro trabajo y cómo podemos mejorar nuestras metodologías para profundizar aún más nuestros objetivos estratégicos”, explicó Evelyn Vicioso, Directora del Área de Estudios de la Fundación.

“El modelo abarca toda la intervención en los tres años de trabajo  de cada barrio para evaluarlo y  a su vez, nos sirve para dar insumos a las nuevas intervenciones”, señaló Maia Guiskin, Investigadora Área de Estudios JAB.

El Modelo de Evaluación se desarrolla en seis meses y se divide en tres etapas. Los primeros dos meses se trabaja con el equipo de estudio y de barrio, revisando los datos del trabajo. Los siguientes dos meses se realiza el trabajo en terreno y se recoge la información a través de encuestas barriales y entrevistas grupales. Finalmente, en la tercera fase se analiza la información para presentar un informe final.

Estas etapas consideran cinco instrumentos metodológicos para la recolección de los datos, como encuestas a vecinos, entrevistas grupales, recorrido del barrio con vecinos y con el equipo JAB y observaciones en el espacio público sobre el uso de las obras urbanas realizadas en cada barrio.

“Uno de los principales objetivos de la evaluación es socializar los resultados que tenemos con tres actores claves: el equipo de JAB para mejorar el modelo de trabajo; dirigentes y vecinos con los que trabajamos; y con las empresas colaboradoras ya que tienen interés en ver los resultados concretos de la intervención”, dijo Maia Guiskin.

Inicio Tercera Etapa: Análisis

Esta semana se terminó la etapa de recolección de información en los barrios Viento Sur (Valparaíso), Costa Brava (Valparaíso), La Pincoya (Huechuraba) y Los Nogales (Estación Central), dando paso la tercera fase del modelo, que consiste en el análisis de datos.

“Terminamos todo el levantamiento de información en terreno y nos dimos cuenta que hay muchos puntos en común entre los barrios, a pesar de las diferencias en su contexto como en las formas de intervención. Además, se nota un cambio potente por parte de los dirigentes sociales en cuanto a las herramientas que manejan”, manifestó Maia Guiskin.

La población Galvarino en Peñalolén cerró el modelo de evaluación el año pasado. El equipo de JAB espera terminar el proceso en los otros cuatro barrios a finales de julio.

Una vez concluido este período de análisis, se compartirá sus resultados con las comunidades y con otros actores relevantes, como autoridades locales, representantes del mundo social y académico.