POTENCIAR LA ACCIÓN COMÚN ENTRE ORGANIZACIONES SOCIALES

9 enero, 2020



Luego de varios meses de trabajo concluyen los Talleres de Formación y Fortalecimiento de Líderes Sociales 2019 junto a Aguas Andinas. Esta etapa se desarrolló en cinco comunas de la Región Metropolitana, Talagante, La Granja, Pedro Aguirre Cerda, Ñuñoa y Cerro Navia. Siendo el objetivo principal potenciar un discurso y acción en común a través de la planificación de las decisiones que la organización gestionará en el territorio, con metas y objetivos para el desarrollo.

Diciembre 2019.- El ciclo de 7 talleres por comuna tuvo como propósito incrementar el desarrollo local a través de un proceso de fortalecimiento organizacional y de articulación social para una gestión democrática de las organizaciones sociales, poniendo a disposición conocimientos, habilidades, competencias y recursos que les permitieran potenciar su labor en los territorios y generar un impacto sostenible en sus comunidades.

Por su parte, Javier Morales, Director Ejecutivo de Junto al Barrio mencionó que “en este cierre, estamos sacando una foto de lo que vivimos en el programa, reconociendo el valor de los dirigentes que se encontraron en pos de un proyecto común. Desde Junto al Barrio, solamente somos facilitadores de lo que cada uno hace en sus territorios, con sus vecinos y vecinas. A su vez, buscamos reconocer la labor de los Municipios, que con las juntas vecinales, trabajan mano a mano para impulsar su comuna

En el primer taller se desarrolló misión y visión, instancia que les permitió tener la claridad hacia dónde se dirigen como organización y cuál es el motivo por el cual decidieron agruparse. Estos conceptos consolidan sus principios y valores, que a través de las acciones y proyectos darán coherencia con las ideas que representen a todos los vecinos y vecinas.

En la segunda instancia definieron objetivos, que respondan a los propósitos que la organización declara realizar, acompañado de resultados que puedan ser realistas, alcanzables y medibles. A su vez, desarrollaron un plan de trabajo, buscando vincular un área de interés y motivación en específico, bajo el propósito de coordinar y organizar a la comunidad en torno a resultados concretos y del mismo modo, permite ir vinculando a diferentes representantes del barrio a tareas en específico. 

En el tercer encuentro fomentaron la comunicación activa y negociación a interna y externa de los/as dirigentes, en función de la habilidad para debatir aspectos que afectan a la comunidad y que requieren solución. Se valora de esta dimensión la apertura y la oportunidad de compartir y comunicar información relevante, en tanto el diálogo se vuelve un activo en la gestión dirigencial de las organizaciones sociales.

En el cuarto taller articularon la estrategia comunitaria con la posibilidad de estar sujetos a una amenaza y/o riesgo socio-natural. Busca reconocer las variables que intervienen en un territorio, dando principal énfasis a la capacidad preventiva y de respuesta de la comunidad, en función de identificar los riesgos/amenazas que puedan incidir.

En referencia al proceso, Macarena Solís, dirigente de Talagante, afirmó que lleva dos años “como dirigente, mi deber es servir y trabajar por esta gran causa que es el servicio público, esto origina mi motivación, no es un cargo, es trabajar codo a codo con mi comunidad.”

En el quinto encuentro el objetivo era presentar la institucionalidad chilena en la gestión del riesgo desde una dimensión territorial (organizaciones sociales), comunal (municipalidad), regional (Intendente) y nacional (ONEMI). Para ello se realizó una presentación de la oficina de emergencia municipal. Por otra parte, se impulsó la generación de una estrategia comunitaria: a partir de los resultados obtenidos en el mapeo colectivo, se genera una estrategia comunitaria con cada organización. Identificando acciones para cada momento del ciclo del riesgo.

En el anteúltimo encuentro, el objetivo fue identificar las dificultades que presentan los territorios, y las oportunidades que tienen para superarla. Además, se trabajó en torno al diagnóstico de la dificultad, que nos permitirá indagar en las causas y consecuencias del problema, a partir del uso de un árbol de problemas.

Durante la jornada de cierre de los talleres, se buscó poner en valor el proceso llevado a cabo por cada dirigente, reconociéndolos por su labor en territorio. De la mano de eso, Cristian Esquivel, Gerente Zona Sur de Aguas Andinas dijo: “Para nosotros es muy importante vincularnos con las personas, con los vecinos. Es importante el cuidado del agua, hay una sequía muy grande, son 10 años. Aguas Andinas en mi Barrio lleva mucho tiempo acompañando y brindando herramientas que les permite surgir, buscamos apuntar a otras comunas de la RM”

Por último y a modo de conclusión del programa, se desarrollaron los objetivos del proyecto social (a partir de un árbol de objetivos), además se trabajó el cronograma y presupuesto que podrían necesitar.