Viento Sur se adjudicó proyecto habitacional que impactará en la calidad de vida de cientos de familias

21 marzo, 2018



Tres años han pasado desde que se finalizó el programa de intervención realizado por JAB en el barrio Viento Sur de Valparaíso y los vecinos y las vecinas no han cesado su trabajo ni su entusiasmo por mejorar la calidad de vida de la comunidad. Hoy esperan felices la materialización del Programa de Mejoramiento de Condominios Sociales perteneciente al Programa de Protección del Patrimonio Familiar (PPF), en el que estaban trabajando desde el 2014 y que tras una ardua labor en colaboración con la comunidad, la Egis y la constructora, adjudicaron para el sector.

Con un monto que supera los 1.400 millones de pesos, el proyecto buscar realizar diversas reparaciones en 13 blocks compuestos por 216 departamentos. Se está trabajando desde fines de febrero y se espera que después de 10 meses de ejecución se puedan observar los cambios, que contemplan: reparación de techos, barandas para las escaleras, pintura, electricidad, instalación de canaletas, entre otros, beneficiando notoriamente en la cotidianidad de las familias.

Carlos Aguirre, Coordinador de proyectos y monitoreo en JAB, rescató dos ámbitos que están presentes en el trabajo realizado por los vecinos y las vecinas que consiguieron este subsidio, “por un lado, la perseverancia frente a la adversidad, la inteligencia de buscar formas de llegar a la comunidad y el constante llamado a que la iniciativa es un lugar abierto al debate y la deliberación colectiva. Por otro lado, es posible ver el anhelo de ocupar la herramienta urbana física como medio para iniciar un cambio social y de articularse con el mundo público y privado”, mencionó. 

Para Paulina Sepúlveda, presidenta Copropiedad 2 Viento Sur, la intervención que realizó el equipo de JAB entre los años 2011 y 2014, influyó en afianzar los lazos y propiciar el empoderamiento de las personas del sector. “Cuando llegó el equipo de JAB esta era una comunidad que nunca había postulado a nada, pero después de su trabajo quedó instalado el sentido de comunidad”, expresó.

Con los notorios avances que el proyecto ha tenido, más vecinos y vecinas han manifestado su deseo de colaborar, lo que, finalmente, repercutirá en el fortalecimiento organizacional.

Por Paula Alfaro