«BENDITO Y MALDITO VIRUS»

3 julio, 2020



– Por Camila Tallar

Diva Sierra Gallardo, presidenta de la “Junta de Vecinal Shangri-Lá”, observa desde el ventanal de su vivienda en altura la costa de la Perla del Pacífico. Por estos días, el mar le ayuda a mantener la calma y fortaleza heredada de su madre, de quien sigue sus pasos tras años de lucha por el sector alto de Coquimbo. Sabe que en sus hombros descansa la tranquilidad no sólo de su familia sino, también, de sus vecinxs, puesto que en ambos casos es ella quien lidera y contiene. 

Tras la crisis sanitaria que nos afecta, la Dirigenta ha tenido que adoptar diversos roles dentro de su Comunidad.

«…No sólo se trata de salvaguardar la alimentación de su barrio, además es prestar oído a todos quienes han perdido su fuente laboral, residen en soledad o han visto truncados los sueños de sus hijxs ante la imposibilidad de recibir educación en línea...»

Diva hace hincapié que, si bien son cerca de 160 las personas debidamente registradas en su junta vecinal, son más de mil quienes ahí residen; y a los que se les brinda ayuda sin distinción. 

El desgaste psicológico se transmite a través del auricular. Ya son más de 100 días viviendo en la incertidumbre. Es consciente que no puede bajar los brazos, aún cuando su hijo se lo pida por miedo a perderla. 

Dentro de sus más profundas confesiones, expresa que la solidaridad de sus vecinos no da abasto con la necesidad presente en su barrio. En múltiples ocasiones ha debido discernir a quién otorgarle ayuda, aún a sabiendas que cada uno cuenta con razones más que suficientes para hacer entrega de ella. Otro de los miedos que hoy ronda entre sus pensamientos dice relación con las lluvias y vientos que afectan a la Región de Coquimbo. Si bien su comunidad cuenta con tendido eléctrico pago, informa que hace bastante tiempo éste se encuentra sin mantención por lo que hoy debe, además, aunar fuerzas a fin de evitar problemas futuros.

Para Diva este “bendito y maldito virus” ha logrado unir lazos y afiatar la relación entre sus vecinos.

«…Desde siempre la solidaridad ha estado presente en su barrio, pero por estos días, es un valor fundamental, el cual la hace sentirse orgullosa de la comunidad que lidera...»

Es que, a pesar de lo difícil de la situación actual, y lo incierto de la realidad laboral y financiera de sus vecinxs, la ayuda llega siempre como por arte de magia, de forma inmediata y sin buscar retribución.

Dentro de los proyectos en acción se encuentran la realización de ollas comunes para aquellos adultos mayores que residen solos y jóvenes en situación de drogadicción. No contenta con su labor actual, para la Presidenta aún existen quienes requieren de su apoyo por lo que ha dispuesto en su vivienda todo lo necesario de modo de entregar raciones alimenticias a quienes no tengan una red de apoyo familiar. 

Sólo un año y medio resta para que Diva Sierra culmine su período como presidenta del barrio que la vio nacer y crecer. Si bien sus vecinxs ya le han hecho saber que no permitirán que abandone el cargo, por ahora, ella sólo piensa en que su comunidad salga airosa de la emergencia. Con problemas serios de asma y tiroides, la Presidenta de la “Junta de Vecinal Shangri-Lá” deja los pies en su barrio entregando alimentos y realizando cadenas de ayuda, ella sabe que hoy parar la olla depende de todxs. –

¿Cómo aportar a iniciativas colectivas en los barrios? Las donaciones serán centralizadas en la cuenta corriente de Fundación Junto al Barrio. Los donantes deberán realizar una transferencia electrónica desde el portal de su banco a la siguiente cuenta:

Fundación Junto al Barrio

RUT: 70.826.500-4

Cuenta Nº: 902 5000 

Banco Chile 

Correo: donaciones@juntoalbarrio.cl