Devolución de Diagnóstico Participativo Urbano y Social: Shangri-Lá y Ernesto Riquelme celebraron con gran fiesta comunitaria

28 abril, 2016



SHANGRI LA Y ERNESTO RIQUELME CELEBRARON CON GRAN FIESTA COMUNITARIA

El pasado 9 de abril en la ciudad de Coquimbo, en un ambiente de mucha alegría celebramos con los vecinos de los barrios Shangri-lá y Ernesto Riquelme el término de la primera etapa de nuestro trabajo conjunto que perdurará por tres años. Se hizo entrega de los resultados del diagnóstico participativo urbano y social que se centró en detectar en conjunto, las problemáticas, oportunidades y potencialidades existentes en ambos barrios. Éste diagnóstico será la base para la definición de acciones específicas que emprenderemos junto con las organizaciones sociales de estas comunidades.

El proceso de Diagnóstico Participativo Urbano y Social se levanta en la etapa de Vinculación, que es la primera etapa de la intervención en los barrios Shangri La y Ernesto Riquelme. La intervención que se extenderá a lo largo de 3 años, es posible gracias a la alianza de JAB con el Terminal Portuario Coquimbo (TPC), empresa que tiene un compromiso con los vecinos de la ciudad puerto y que hace posible nuestra permanencia en el territorio. El estudio se desarrolló a través talleres participativos, caminatas exploratorias, mapeos colectivos, entre otras actividades, donde se vinculó a la comunidad y se compartió con los vecinos.

Los resultados del diagnóstico, que fueron compartidos con a la comunidad durante la jornada, concluyeron que los principales desafíos de los barrios consisten en la recuperación de espacios articuladores y de circulación, junto con el mejoramiento y resignificación de espacios públicos para el encuentro y desarrollo de la vida comunitaria (sedes vecinales, canchas, plazas, áreas verdes, etc.).

A partir de lo anterior, Francisco Pizarro, director regional de Coquimbo enfatizó la importancia de esta instancia, ya que “esta actividad se realiza para dar a conocer a la comunidad el trabajo desarrollado, para fortalecer el sentido del por qué se hace un diagnóstico participativo y de qué manera esto nos puede ayudar a tomar mejores decisiones en cuanto a proyectos y programas que busquen mejorar la calidad de vida de los vecinos del sector”.

En la jornada de celebración participaron diversas organizaciones sociales que representan a más de 3.700 vecinos de los barrios estudiados, quienes pudieron disfrutar de exposiciones y muestras culturales que convocaron a la familia. Diva Sierra, presidenta de la junta de vecinos Shangri-Lá expresó la importancia que tuvo este proceso para ambas comunidades: “Acá tenemos un barrio antiguo y otro nuevo y esto sirvió para que se unieran los dos, la gente nueva con la gente antigua, que lleva más de 30 años.”.

El diagnóstico permite diseñar un plan estratégico que orienta las acciones para la próxima etapa de la intervención, cuyo foco está en el desarrollo de programas y proyectos. Para esto la autogestión de los vecinos y la articulación con distintos actores del sector público, gobierno local y empresas privadas, es lo que nos permitirá atraerlos recursos necesarios para materializar las iniciativas.