ESPECTACULAR ESTRENO DE CORTOMETRAJE EN HÉROES DEL MAR “EL PORTÓN”: UNA HISTORIA DE BARRIO

28 abril, 2016



En el colegio Cirujano Videla en cerro Los Placeres de Valparaíso, ante un auditorio repleto se estrenó el cortometraje “El portón”, proyecto audiovisual realizado durante el mes de enero por doce jóvenes del barrio Héroes del Mar y la organización La Poderosa Media Project con apoyo de Junto al Barrio, que cuenta la historia de cómo tres amigos hicieron hasta lo imposible por recuperar su espacio de juego: el portón de un vecino.

La jornada, que se inició con la presentación del cortometraje animado chileno ganador de un Oscar “Historia de un oso”, tuvo uno de sus momento más altos con la visualización de los making off del taller de cortometraje de LPMP, donde se pudo apreciar el trabajo que realizaron los jóvenes en cuanto a la creación de guión, producción y rodaje de la película.

Para Gabriela Espinoza, coordinadora del taller en cerro Los Placeres y profesora de juegos escénicos, de producción y dirección de arte de La Poderosa, fue un momento emotivo, al apreciar la reacción de los jóvenes en el lanzamiento de su obra. “Es un estreno muy especial porque los chiquillos logran ver lo que hicieron, a lo que estuvieron dedicados tres semanas, cansados, entusiastas, a veces derrotistas o frustrados, agotados. Finalmente logran ver por qué ese trabajo fue importante, que resistieran, que estuvieran ahí, que creyeran que lo íbamos a llevar a cabo”, asegura.

Este taller marca un precedente en el barrio, pues como lo expresaron los jóvenes en sus discursos, se escapa de lo usual y abre la posibilidad de acercar a la juventud a disciplinas diferentes, que potencialmente pueden influir en su vocación. En este sentido, Catalina Justiniano, Directora ejecutiva de Junto al Barrio, recalcó que “lo que más queda de esto es la experiencia que los mismos niños describen al momento de compartir su vivencia durante la realización del cortometraje, lo que les produce a ellos en términos personales, superar sus dificultades, sentirse más seguros de si mismos. Yo creo que lo más potente para nosotros es generar una oportunidad para ellos que les permita abrir horizontes, y que a través del arte puedan conocer un mundo que resulta un poco más desconocido. La cultura muchas veces no llega a los sectores más vulnerables, y el que nosotros podamos articular una actividad de creación artística que permite a la propia comunidad descubrir, expresar y valorizar sus propias riquezas para mostrarlas al mundo, es increíble.”

Rubén Castillo, quien se desempeñó como actor y director de cámaras del cortometraje, dio su apreciación: “Me gustó mucho este taller porque ya era hora de comenzar a dejar la vergüenza a un lado, me decían que tenía que hacer cosas que creía que no quería hacer, pero al final me terminaban gustando. Me gustó el estreno, estuvo bueno, me gustó como quedó el cortometraje, el tío lo editó bien”.

Finalmente, Espinoza recalca que “no hay que abandonar este barrio, si bien este fue un inicio que costó, porque fuimos un poco contra la corriente, resultó ser algo que dejó a los chiquillos súper contentos, el hecho de verse y ver el resultado de la historia que salió de sus cabezas y de sus propias vivencias. Todo el público del barrio reaccionó a lo que estaban viendo, sintiendo que lo que es nuestro y nos pertenece, y es el diario vivir también puede transformarse y embellecerse”.

Sin duda este gran trabajo en la comunidad del sector alto de cerro Los Placeres no habría sido posible sin el apoyo constante y comprometido de la empresa Terminal Pacífico Sur (TPS) que estuvo representada en el estreno por Guillermo Hödar, Gerente de personas, quien felicitó en todo momento el excelente cortometraje realizado por el grupo de jóvenes e identificó que si bien el cine no se considera en la educación formal de los niños y niñas, sin lugar a duda es un herramienta educativa al permitir compartir historias humanas y al ser parte de la cultura popular.