FINALIZA TALLER DE CORTOMETRAJE REALIZADO POR LA PODEROSA MEDIA PROJECT A JÓVENES DE HÉROES DEL MAR

24 febrero, 2016



Asignaron roles, escribieron guiones y dirigieron las grabaciones del nuevo cortometraje “El portón”. Los jóvenes del barrio Héroes del Mar vivieron más de tres semanas de intenso trabajo junto a La Poderosa Media Project (LPMP), una organización sin fines de lucro que ha desarrollado este proyecto por más de diez años en al menos seis países de Latinoamérica. Su trabajo se sitúa en poblaciones vulnerables donde dictan talleres de producción de cortometrajes de ficción en los que participa un equipo multidisciplinario de profesionales.

Durante gran parte del mes de enero, doce jóvenes del barrio decidieron hacer algo fuera de lo común y participaron del taller de cortometrajes de ficción que impartió La Poderosa. Con jornadas de trabajo de lunes a viernes, de diez de la mañana a cinco de la tarde, con sólo una hora de colación, los adolescentes se tomaron en serio este nuevo desafío: crear un cortometraje.

Para eso, en cada una de las sesiones del taller recibieron formación en distintas áreas. Aprendieron acerca del lenguaje audiovisual y sus aspectos técnicos, el uso de cámaras e iluminación, también crearon historias o gérmenes de historias y entendieron cómo trabajar en grupo y organizarse. El método de aprendizaje se dio a través de juegos escénicos con el fin de establecer lazos de confianza dentro del grupo, tal como lo menciona Gabriela Espinoza, coordinadora del taller en cerro Los Placeres y profesora de juegos escénicos, de producción y dirección de arte de La Poderosa: “La intención fue generar cohesión grupal, confianza, un ambiente seguro para crear, para perder la vergüenza y aprender a dar la opinión, empezar también a observar el mundo con más herramientas.”

“El portón”, como llamaron al cortometraje, surgió después de varias ideas de los niños y niñas que participaron del encuentro. “Cuando llegamos a impartir el taller todas las historias que se les ocurrían los primeros días tenían que ver con zombies y muertes. La historia que estamos grabando actualmente surgió de un ejercicio que hicimos con dos muchachos a quienes simplemente les preguntamos qué hacían ellos después de salir del colegio: “ah, jugamos fútbol en un portón y a veces nos enojamos porque hay un vecino que estaciona su auto justo al frente del portón”, nos contaron. Ese pequeño detalle que viene de sus vidas, algo que les sucede cotidianamente, dio paso para empezar a desarrollar esta historia”, cuenta Alejandra Sambrano, literata ecuatoriana, encargada del área de producción de guiones en La Poderosa, quien enfatiza además que en los talleres los niños “pueden hablar de lo que quieran en los cortometrajes, pero nosotros guiamos un poco el proceso”.

El trabajo de LPMP en barrios vulnerables potencia un cine social, que actúa generando mayor accesibilidad a espacios de educación artística en lugares donde comúnmente no existen este tipo de actividades. En esta oportunidad, la intención fue fomentar la creatividad de los adolescentes del barrio a partir del contacto directo que tienen con el espacio donde habitan. “Tiene que ver con una cosa de valorar lo que tengo, criticar lo que quiero cambiar y tener la posibilidad de hacerlo a través del arte. También a nosotros nos interesa mucho el aprendizaje colaborativo, o sea que niños y niñas de distintas edades sean capaces de relacionarse desde el respeto, la tolerancia, desde sus diferencias y diversidades, por medio de un proyecto en común –que en este caso es la creación del cortometraje-, generando colectividad, colaboración, y entendiendo el trabajo no como una competencia con el otro, sino que como lo que va a fortalecer nuestra creación y nos va a dar más fuerza para lograr lo que queremos”, afirma Espinoza.

Una persona que puede dar cuenta de cómo es ser parte del taller y luego ser quien imparte el taller es Karla Parra, quien a los 17 años participó de los talleres de cortometraje, instancia que la ayudó a definir la carrera de cine como su vocación. Actualmente, realiza su práctica profesional en LPMP y da cuenta que “el trabajo de La Poderosa significa bastante, la organización más que todo lucha por sus ideales y quieren compartir sus conocimientos con las comunidades, mostrarles nuevos horizontes”.

Finalmente, lo que más rescatan de este cortometraje creado en Héroes del Mar es el origen de la historia. “Al final todos se encantaron con la historia que crearon en conjunto, que es una historia que les pertenece a ellos, que pertenece al barrio, y que refleja la realidad que viven con orgullo, por algo les gustó, eso tiene que ver directamente con la valoración de lo propio”, asegura Espinoza, quien espera que el lanzamiento del cortometraje “El Portón” se realice en marzo de este año junto a los vecinos y vecinas del barrio Héroes del Mar y Fundación Junto al Barrio. “El Portón” (2016) se suma a las obras realizadas antes en Chile como “La picá” (2013) y “Fuego y humo” (2013) disponibles en la página web de La Poderosa.

 

Información Periodística: Constanza Rivera