LA JUNTA DE VECINOS 98 DE CERRO RAMADITAS YA TIENE UNA NUEVA DIRECTIVA

28 abril, 2016



Luego de una firme persistencia por parte de las vecinas y dirigentas Margarita González, Patricia Marín y Carmen Nicomán por regularizar la junta de vecinos 98 de cerro Ramaditas en Valparaíso, finalmente podemos celebrar junto a ellas la oficialización de su directiva.

El trabajo de consolidar y posicionar a este grupo de dirigentas fue arduo, sin embargo contó en todo momento con la colaboración de los vecinos y vecinas más activos de Ramaditas, quienes determinados a apoyar este proceso electoral, movilizaron al sector a votar por una nueva delegación que asumiera el compromiso de activar al barrio.

“Fue un proceso complicado por el tribunal electoral. Significó un desgaste emocional para todos el tratar de sostener la lucha constante por validar la organización. Las vi en un momento desmotivadas, pero también sentí que había una luz de esperanza en cada una de ellas, porque por algo se seguían juntando, por algo Mónica se movilizaba, y la señora Carmen se quiso sumar después.”, cuenta Andrea Navarro, Promotora Organizacional de cerro Ramaditas, quien acompañó durante todo el proceso a las dirigentas.

Navarro recalca que este hecho tiene especial relevancia, gracias al fenómeno que vive el barrio en estos momentos. “Por fin el cerro Ramaditas tiene una Junta de Vecinos. Esto es súper importante frente a lo que ocurre con las organizaciones del cerro que se están desactivando, perdiendo fuerza. Esta nueva directiva es hoy un ejemplo para el resto del barrio”.

Por su parte, Margarita González, presidenta electa de la nueva junta de vecinos 98 de Ramaditas, expone su alegría por la meta cumplida, principalmente al detectar necesidades estructurales que considera que se deben mejorar. “Para mí fue una alegría enorme porque realmente el barrio necesita gente que trabaje por el cerro, ya que está muy abandonado en ciertos sectores. Acá no hay paraderos, la locomoción no es muy buena para los vecinos, esas son nuestras razones para creer que nos queda harto por recorrer y trabajar”, asegura.

Además, hace hincapié en el trabajo conjunto que se ha realizado entre los vecinos y la fundación: “Sobre Junto al Barrio no tengo nada que decir, porque realmente lo que hemos transformado ha funcionado, todo ha quedado muy bonito, la intervención del mural, de los basureros y las iniciativas en el sector de la cantera, que es un lugar complicado para nosotros”.

Hoy, este largo proceso de trabajo que recién comienza tiene dos grandes potencialidades: la esperanza depositada de las dirigentas en seguir luchando por su barrio, el que se convierte en el motor para poder avanzar, y el tremendo liderazgo femenino que tiene esta nueva directiva conformada sólo por mujeres.