Potencialidades de los Huertos Comunitarios en la transformación de espacios públicos barriales

19 noviembre, 2014



señoraPresentación

Fundación Junto al Barrio (JAB) en conjunto con América Solidaria desarrolló por primera vez de manera articulada un proyecto de intervención en agricultura urbana en Población Los Nogales Estación Central. Esta buscó desarrollar y fortalecer hábitos de vida saludables que promovieran espacios de participación de los vecinos y sus organizaciones. Con esta experiencia nace el grupo Mueve la Semilla, Cultiva Comunidad que actualmente está a cargo de mantener y cuidar dos Huertos Comunitarios en dos sedes vecinales del barrio.

La construcción de un huerto urbano comunitario es una acción que no requiere una restructuración mayor del territorio ó en la que se deben realizar grandes transformaciones sobre el patrimonio que requieran un alto nivel de inversión (Fernández de Casadevante & Morán) sino afecta directamente una escala micro con impactos sociales y medioambientales que tiene la potencialidad de fortalecer espacios de encuentro entre vecinos y provocar una transformación de espacios degradados.

Antecedentes

Como Fundación promovemos los barrios y el protagonismo de sus vecinos en el desarrollo de ciudades más inclusivas. Entendemos que actualmente vivimos una crisis de cohesión social en el país, producto de la marcada desigualdad estructural que enfrentamos, donde la distancia entre las familias más ricas y las más pobres es abismante. Hoy vemos con preocupación el poco avance en los indicadores de pobreza e inclusión. Un 14,4% de la población total se encuentra en situación de pobreza (Casen, 2011) y ninguna región del país alcanza el estándar de áreas verdes de la OMS de 9 mts2/hab . La Región Metropolitana de Santiago – y también Estación Central- solo alcanzan 3,4 mts2/hab (Ministerio de Desarrollo Social, 2013).

En nuestro trabajo cotidiano buscamos potenciar la organización comunitaria a través de la participación ciudadana y la vinculación con actores públicos y privados que permitan la materialización de proyectos sociales y urbanos que mejoren la calidad de vida en barrios vulnerables. Es de nuestra gran motivación fortalecer los lazos comunitarios para disminuir la exclusión de los barrios vulnerables y potenciar una ciudad inclusiva desde su unidad más pequeña que es el barrio.

En este contexto, la alianza con la Fundación América Solidaria aparece como una oportunidad de promover la sustentabilidad medioambiental de Los Nogales y fortalecer los lazos comunitarios a partir de un trabajo de agricultura urbana. Para JAB, confluir los objetivos de ambas instituciones permitió repensar el uso de los espacios comunitarios de una manera distinta, flexibilizando la frontera entre lo público –la sede comunitaria- y lo privado –la reja y las llaves para ingresar-. La construcción de un huerto urbano comunitario, provocó un uso distinto de la sede comunitaria repensando el espacio público desde otro lugar.

Actualmente, las sedes comunitarias son percibidas como espacios ajenos a la ciudadanía. Ya sea por el tipo de uso que necesitan los vecinos –para fiestas o reuniones comunitarias- ó los grupos de ciudadanos que buscan utilizarlas –niños, jóvenes, adultos ó adultos mayores- influyen directamente de la percepción de este espacio como un lugar accesible a la comunidad o un lugar vetado. Las formas de administración restrictivas que promueven algunas organizaciones sociales, también afectan la cercanía que le da el ciudadano común a este lugar de encuentro. Son los mismos dirigentes, que con acciones poco democráticas, impiden que su comunidad acceda de manera libre a la sede social.

La baja participación política y comunitaria de las comunidades en acciones comunitarias, también afecta. La sede social se configura como un espacio lejano y sólo orientado al grupo que tiene una participación efectiva en la comunidad.

La falta de apropiación de parte de la comunidad y la ausencia de diversidad de quiénes usan estos espacios impide el fortalecimiento de lugares de encuentro que fomentan la conformación del capital social barrial. Las estrategias para fomentar la cooperación grupal y la capacidad de los vecinos de gestionar decisiones en la búsqueda de un bien común se ve afectada por la disminución de espacios democráticos y horizontales donde las personas se sientan parte de un proyecto social común. La apertura de la sede vecinal, entonces, actúa como un facilitador del encuentro de los vecinos potenciando la cohesión social y la inclusión de actores no visibles en la vida pública de un barrio.

En este sentido, la construcción de Huertos Comunitarios “facilitan la apropiación espacial por parte de los ciudadanos, la redefinición de identidades colectivas a nivel local y una percepción más positiva del territorio”(Fernández de Casadevante & Morán Alonso, 2012, p. 9) fortaleciendo la apertura de la sede comunitaria a otros actores, que son excluidos de la participación social en sus propios barrios, potenciando la vida pública en los espacios públicos y revirtiendo la tendencia al encierro al interior de las propias viviendas y mejorando la imagen pública de las organizaciones sociales de base:

Población Los Nogales

MAPA-LOS-NOGALES

La Población Los Nogales se encuentra en el sur de la comuna de Estación Central. Sus límites son: Av. General Velásquez al oriente, Calle Hermanos Carrera al sur, las Calles Las Cañas, Av. El Colector y La Cañada al poniente; y la Calle Arzobispo Subercaseaux al norte.

Está compuesta por 75 cuadras aproximadamente, de acuerdo a las calles y avenidas más importantes y está dividida en 2 Unidades Vecinales (U.V. 32 y 33).

Es una población con una fuerte memoria política y social. Su poblamiento se da a partir de erradicaciones que se realizanen el sector sur de la Santiago (Junto al Barrio, 2010). Las primeras familias se establecieron en terrenos no urbanizados instalándose en una incipiente periferia (1947) Población Los Nogales se transforma así en la Primera Población Callampa de Chile (Junto al Barrio, 2010). Su historia influyó directamente en como conciben la vida comunitaria, pues en sus inicios tuvieron que organizar comités de vivienda para mejorar condiciones de vida.

A través del trabajo comunitario lograron instalar luz eléctrica, agua potable y alcantarrillado. Construyeron sus casas a través del programa de operación sitio[1]. Fueron parte de una comunidad altamente organizada y participativa, con un alto compromiso con la lucha social y política, principalmente durante el periodo de la dictadura militar (En Correa, 2006, Junto al Barrio 2010). Problamente el periodo más duro de su historia, donde la violencia política que afectó a sus vecinos y permeó la confianza con las instituciones públicas y privadas hasta la actualidad.

Hoy en día la Población Los Nogales es un reflejo de dos historias que se entrecruzan. Por un lado el deterioro urbano y social que provoca la desigualdad, que se evidencia en el abandono del espacio público y en algunos hechos delicituales y por otro la riqueza de una comunidad con una fuerte y marcada historia social, que muestra con orgullo a algunos de sus más ilustres vecinos. También se observa una transformación social producto de la llegada de migrantes, principalmente haitianos que se mezclan con los habitantes tradicionales del sector, que ya se encuentran en mas avanza edad.

El proyecto “Mueve la Semilla, Cultiva Comunidad”

El proyecto buscó desarrollar y fortalecer hábitos de vida saludable a través de espacios productivos y educativos agroecológicos que favorezcan los procesos de participación de las familias y las distintas organizaciones vecinales”(Junto al Barrio, 2014). Aunque en un principio el proyecto estaba enfocado principalmente en generar hábitos de alimentación saludable, como parte de los objetivos de AS[2], JAB incorpora un enfoque comunitario al proyecto, incluyendo huertos comunitarios y promoviendo la conformación de una organización sostenible en el tiempo como objetivos del proyecto (JAB, 2014).

La intervención inicial se proyectó en un plazo de 3 años y durante la ejecución del proyecto, con colaboración de AS se acotó a sólo un año. Esto obligó a los equipos de terreno a enfocar el trabajo comunitario hacia el empoderamiento de los vecinos que participaban en los Huertos, promoviendo la autogestión y reutilización de materiales a través de técnicas de reciclaje que las familias encontraban en sus casas o en el mismo barrio.

huerto

Sus objetivos específicos fueron:

  1. Generar espacios de coordinación con la comunidad que involucre y comprometa a los participantes con el desarrollo del proyecto y la reflexión sobre problemáticas ambientales del barrio.
  2. Implementar un proceso diagnóstico de las condiciones iniciales del proyecto.
  3. Implementar y habilitar espacios educativos y productivos agroecológicos.

 

grafico

Síntesis de las acciones desarrolladas durante el proyecto Huertos Comunitarios, JAB 2013-2014

 

De las estrategias desarrolladas en terreno durante el año de trabajo, destacamos el Desarrollo de Competencias Organizacionales a través de la metodología JAB de traspaso de competencias denominada Caja de Herramientas (CDH) La Caja de herramientas proporciona un marco metodológico para el fortalecimiento organizacional, estandarizando los instrumentos y procedimientos, motores del desarrollo de capacidades/competencias de las organizaciones/agrupaciones en los barrios en que JAB se inserta.

Para ello se han establecido 7 dimensiones; Estructura Organizacional; Sostenibilidad Financiera; Sostenibilidad Social; Trabajo en red; Gestión Democrática; Vínculos Internos; y Participación Ciudadana, las cuales son trabajadas según intereses y capacidades ya instaladas en los grupos.» Esta metodología permitió darle un sentido comunitario la intervención de los huertos familiares individuales y también realizar un análisis de los problemas del barrio de una manera propositiva y con visión de futuro.

Se instalaron huertos comunitarios y familiares. De los comunitarios, dos se construyeron en las Juntas de Vecinos Norte y Sur de la Población Los Nogales y un tercero en el Sala Cuna Luciérnaga. Los dos primeros están a cargo del grupo Mueve la Semilla, Cultiva Comunidad y el tercero a cargo de la comunidad educativa de la sala cuna. En la actualidad, los Huertos Comunitarios de ambas Juntas de Vecinos van en su segunda etapa de cosecha, la última a cargo de manera exclusiva de la propia comunidad, pues el equipo en terreno de AS que se encargaba de la capacitación en agricultura urbana terminó su intervención en el mes de agosto.

En lo que se refiere a lo medioambiental, los huertos comunitarios permiten repensar la ciudad, sus técnicas inclusivas permiten que la comunidad se apropie territorialmente, pues son ellos mismos quiénes construyen y generan cambios visibles en su interior (Fernández de Casadevante Moran Alonso, 2012). Los huertos comunitarios permitieron que un grupo de vecinos mejorara la percepción de su propio barrio y de su comunidad. Asimismo, detonó una percepción diferente del medioambiente barrial, de su cuidado y de las tareas de mantención de los espacios públicos que se encuentran en tonos café.

Los técnicas de agricultura urbana cuestionan la relación que las comunidades establecen con la naturaleza y la forma como actualmente crecen las ciudades, puesto que incorporar áreas verdes en distintas escalas, ya sea al interior del hogar ó en espacios públicos permite impulsar una relación de convivencia de lo natural con lo urbano y revertir la imagen de desarrollo autodestructivo y poco sustentable del desarrollo de las ciudades, para transformarla desde lo local y desde lo humano.

Principales Resultados

El proyecto permitió movilizar 42 familias de Los Nogales con total de 245 personas vinculadas de manera indirecta al proyecto (Informe Final AS). Se conformó el grupo “Mueve La Semilla, Cultiva Comunidad” que se reúnen habitualmente, a pesar que el equipo técnico de AS ya no se encuentra en Chile. Este grupo permitió que un número de mujeres adultas mayores, constituyeran un espacio de encuentro que les permitió salir de sus viviendas y generar relaciones de confianza con sus vecinos.

La experiencia práctica del trabajo de la tierra también nos permitió fomentar una gestión democrática e inclusiva de las sedes vecinales, que los participantes del grupo Mueve la Semilla percibe como positivo y le permite convocar a nuevas iniciativas.

El nuevo espacio de los huertos comunitarios se convirtió en un lugar terapéutico y de encuentro. Que le permite a los participantes encontrarse con parte de su historia personal y con la de sus vecinos, fortalecer lazos de confianza y crear vínculos desde una relación horizontal y positiva hacia una construcción de un barrio más sustentable.

Las técnicas de agricultura urbana con un alto componente comunitario y colectivo promueven el desarrollo de procesos de articulación social al interior y al exterior de los barrios, el protagonismo de su comunidad y permiten provocar procesos de autonomía y decisión respecto de problemáticas urbanas, tales como los microbasurales o la ausencia de espacios públicos de calidad. La experiencia de Mueve la Semilla, Cultiva Comunidad permitió que los vecinos de Población Los Nogales se reencanten con el uso y cuidado de espacios de encuentro, ocupen su sede comunitaria y comiencen la intervención de otros espacios públicos.

Conclusiones

Desde lo social, los aprendizajes sobrepasaron las expectativas de la comunidad provocando una acción de recuperación de un espacio que se encontraba en degradación – los antejardines de las sedes comunitarias- interviniendo los espacios en desuso y revitalizando su uso y apropiación con la visita constante de los/as participantes al grupo “Mueve la Semilla Cultiva Comunidad” de la Población Los Nogales en Estación Central.

Desde lo urbano, el proyecto colaboró en la transformación visual de la sede comunitaria, que simbólicamente se abrió a nuevos miembros y tiñó de verde su fachada producto de la acción del huerto. Esta apertura permitió revitalizar un espacio degradado al interior del centro comunitario, revitalizando su uso y también su cuidado por parte de la propia comunidad entregándole sostenibilidad social al equipamiento del barrio. Asimismo permitió provocar un proceso movilizador de voluntades que busca a través de la acción comunitaria, incentivar la transformación de los espacios públicos de la Población Los Nogales desde la acción de los propios vecinos.

Desde lo medioambiental, las técnicas agroecológicas contribuyeron para que las familias buscaran soluciones a los problemas de plagas y de nutrición de sus cultivos desde una perspectiva del cuidado y la reutilización de recursos que pueden encontrar en sus propias viviendas y barrio. También lograron potenciar la conciencia ecológica para la recuperación de espacios públicos deteriorados transformando la relación de los participantes con su entorno.

Desde lo institucional y como equipo de trabajo, creemos que potenciar este tipo de proyectos de intervención en micro escala mejoran la confianza entre los vecinos y las organizaciones sociales, y también entre las organizaciones y las instituciones que estamos presentes en los territorios.

 

Notas al Pie

[1] El gobierno de Eduardo Frei Montalva implemento la denominada “operación sitio” como una medida de facilitar el acceso a las viviendas. “Los pobladores tomaban créditos para adquirir terrenos dotados de urbanización básica, es decir: letrinas, calles ripiadas, soleras, pilones de agua potable y tendido eléctrico” Biblioteca Nacional Digital. (n.d.). Memoria chilena. Retrieved 7 de Octubre de 2014 from santiago (1930-2006) Poblamiento.: www.memoriachilena.cl/602/w3-article93813.html
[2] Información de entrevistas con agente institucional JAB.

Bibliografía

  1. Junto al Barrio (2014) Sistematización Proyecto Huertos Urbanos “Mueve la semilla, cultiva comunidad” Informe de Práctica, Daniela Pozo
  2. Fernández de Casadevante, J. L., & Morán Alonso, N. (2012). Nos plantamos!Urbanismo participativo y agricultura urbana en los huertos comunitarios de Madrid. Hábitat y Sociedad (4), 55-71.
  3.  Junto al Barrio. (2010). Ante-diangnóstico. Población Los Nogales. Estación Central.
  4. Junto al Barrio. (2014). Informe final proyecto Huerto Los Nogales: «Mueve la Semilla, Cultiva Comunidad.