Voluntariado JAB, apuntando a generar un impacto social.

5 diciembre, 2014



Álvaro tiene 25 años, es Trabajador Social de la UC y forma parte de nuestro equipo de Junto al Barrio desde abril del 2014, reclutando y coordinando los voluntarios que llegan a la organización, entregándoles las herramientas para resaltar las riquezas de cada barrio.

[bra_dropcaps style=»dropcap1″]¿[/bra_dropcaps]Qué tipo de voluntarios hay en Junto al Barrio?
En Jab tenemos 3 tipos de voluntarios, por un lado los voluntarios permanentes, que son la base más importante de trabajo que tenemos. Son los que participan semana a semana en un proyecto en algún barrio determinado, comprometidos por un semestre o por el año, y que se vinculan con la comunidad, apuntando a generar un impacto social.

Por otro lado tenemos los voluntarios de operativos, que son los que colaboran en jornadas concretas, por ejemplo en la construcción de una plaza, en murales, o en diferentes tipos de obras urbanas que desarrollamos. Entonces ellos van a una jornada determinada, casi siempre un día sábado y desarrollan un trabajo en conjunto con los vecinos para la tarea que se tenga.

Y por último, algo que empezamos a implementar hace poco, son los voluntarios internos en JAB. Son los que desde su especificidad profesional, colaboran en algún área dentro de la Fundación. Tenemos voluntarios que trabajan en el área de habitabilidad, arquitectos que dentro de sus tiempos libres vienen a la fundación y hacen un trabajo profesional magnífico. También hay voluntarios permanentes en el área de estudios, investigando en temas de intervención y recuperación de micro basurales.

¿Cuáles son los medios que tiene un voluntario para acercarse a Junto al Barrio?
Los medios de difusión son principalmente las redes sociales y la página web. Permanentemente estamos informando de nuestro trabajo, y en esa medida también invitando a participar en diferentes opciones de colaboración y de voluntariado que se pueden abrir. Además de eso, constantemente participamo en ferias de voluntario y de acción social que organizan diferentes tipos de instituciones, en las cuales nos damos a conocer, y donde invitamos a los alumnos o a la gente a participar con nosotros.

¿Y se pueden acercan durante todo el año?
Tenemos llamados puntuales, que se generan cuando hacemos llamados a voluntarios de oficina, que es un perfil mucho más puntualizado, es un llamado acotado. Pero hay también períodos de reclutamientos masivos, en general los principios de semestre (marzo-abril y julio-agosto) donde desarrollamos campañas con nuestros aliados estratégicos como universidades y otras instituciones. Y por supuesto realizamos campañas por redes sociales.

¿Desde qué edad se puede comenzar a ser voluntario?
Nosotros trabajamos con mayores de edad (requisito para ser voluntarios con nosotros), aunque en algunos casos podemos hacer excepciones, siempre cuando haya una autorización por escrito firmada por el apoderado del voluntario. Pero a lo que apuntamos es a voluntarios que sean mayores de edad y que preferentemente estén estudiando alguna carrera, o que ya sean profesionales. Y no hay límite de edad para ser voluntarios. La gran masa son estudiantes, jóvenes, en promedio con 25 años, pero también actualmente tenemos una voluntaria en El Castillo que tiene 55 años, una portuguesa que tiene un doctorado en espacios urbanos. Lo importante es estar dispuesto a comprometerse con los vecinos y abrirse con ellos participativamente.

¿Y cuántos voluntarios hay en JAB?
Actualmente nosotros tenemos 50 voluntarios permanentes, entre Valparaíso y Santiago, que son los que colaboran semana a semana yendo a un barrio. Anualmente movilizamos entre 300 y 500 voluntarios para operativos.

Y en ese sentido, ¿crees que hay interés de parte de los jóvenes de ser voluntario?
Las cifras dicen un poco que no. Según el estudio de la Fundación Trascender y Adimark, habla que solo el 6% de los chilenos realiza un tipo de voluntariado, lo cual es bajo, siendo que además en su mayoría están asociados a proyectos religiosos o a trabajos dentro de colegios, que no necesariamente están enfocados al tipo de voluntariado que realizamos nosotros. Las cifras son bajas, pero yo estoy convencido de que poco a poco, la forma de acción voluntaria, se está posicionando más como una forma de hacerse responsable de la desigualdad del país y de las diferentes problemáticas que nos aquejan.

Para cerrar, un saludo para los voluntarios…
Darles las gracias a nuestros voluntarios por el compromiso, la entrega y la constancia que demuestran semana a semana, mes a mes trabajando en los diferentes proyectos que no están exentos de problemas, y que aun así, cada voluntario se entrega de alguna manera a poder llevarlo adelante, a poder sacar siempre lo mejor de la experiencia, y de esa forma poder rescatar las riquezas de los barrios. No estar viendo las problemáticas, viendo lo malo y negativo que hacen muchas veces los medios de comunicación, sino que rescatar las potencialidades de todas esas personas que viven en esos barrios vulnerables, y que día a día luchan por salir adelante y por mejorar sus condiciones de vida. Gracias!