Nuestros barrios

La Fundación Junto Al Barrio y la junta de vecinos El Canelo, a través del programa “Fondo de Protección Ambiental” del Ministerio de Medio Ambiente, se adjudicaron el proyecto “Promoviendo Buenas Prácticas Ambientales” y en marco de este programa, han   desarrollado diversos trabajos para mejorar y hermosear los espacios.
En la comuna de Coquimbo, el único programa de Fondo de Protección Ambiental, que esta ejecutándose, es el que está desarrollando JAB y es importante replicar estas iniciativas en diversos sectores ya que permiten educar a las personas, como lo señalo Eduardo Fuentealba, Secretario Regional Ministerial de Coquimbo, “El fondo de Protección Ambiental que administra el ministerio de medio ambiente es el único fondo que permite financiar iniciativas ciudadanas en materia de biodiversidad y sustentabilidad, ahora la importancia es precisamente que la comunidad sepa y auto gestione muchas iniciativas que tienen que ver con la protección, iniciativas como la que usted me señala, de transformar un microbasural en un lugar que sea ejemplo de reciclaje y con mensajes a la ciudadanía, es muy importante porque permite precisamente educar a la comunidad, estos proyectos se postulan una vez al año dentro del ministerio y abarcan iniciativas desde el reciclaje, educación, entre otras” expresó.
Hoy en el marco del proyecto “Promoviendo Buenas Prácticas Ambientales” Fundación JAB, realizo la jornada de trabajo comunitario “Transformemos la Parte Alta”, pintando un hermoso mural, junto a vecinos y voluntarios, en la pandereta ubicada en calle Camino al Mar con Las Brisas.
El objetivo del proyecto en ejecución “Promoviendo Buenas Prácticas ambientales en la Parte Alta de Coquimbo”, que se desarrolla por medio del “Fondo de Protección Ambiental”, es contribuir al bienestar de los vecinos del sector, recuperando los espacios, incentivando y promoviendo buenas prácticas ambientales entre los vecinos, como lo explicó Marcelo Lorca, coordinador técnico del proyecto, “El proyecto surgió por una necesidad de la junta de vecinos de sensibilizar y concientizar a la comunidad con respecto a las problemáticas ambientales que tienen que ver principalmente con espacios que se han transformado en micro basurales y también en este marco surgió la idea de trabajar con actividades participativas de muralismo y jardineras” afirmó.
Es un programa de educación ambiental comunitario que permite sensibilizar, concientizar e incentivar buenas prácticas ambientales entre los vecinos, a través de la metodología participativas con enfoque en el “aprender-haciendo”, donde se materializan acciones ambientales demostrativas que permiten mejorar los niveles de manejo de residuos orgánicos e inorgánicos, reutilizando materiales en desuso, mejorando y protegiendo el entorno ambiental.
Fabiola Aguilera, secretaria de la junta de vecinos de El Canelo, señalo que estas iniciativas la motivaron a ser parte de la directiva de su junta de vecinos, “Fue el propósito con el que yo entre a la junta de vecinos para recuperar los espacios y eliminar los basurales, tomar el cargo vecinal para poder tener voz y voto para poder exigir que vivamos en un lugar limpio, tranquilo y ordenado” afirmó.
Este programa comenzó a desarrollarse en abril del año 2016 y beneficia directamente a 540 personas que habitan en el sector, Claudio Martínez, presidente de la junta de vecinos de El Canelo, asegura que si los espacios están limpios, con colores y áreas verdes los vecinos se incentivan mas a participar y a realizar actividades, yo creo que acá falta llenar un poquito de colores al sector, llevamos casi 20 años acá y aun tenemos calles sin pavimentar, eso igual deprime, la idea e hermosear, poner mas áreas verdes mas colores incentivar a la gente para que participe y seamos un poco mas unidos, me gustaría que la parte central de El Canelo que es esta calle, que logremos hermosearla completa y así podemos realizar actividades culturales y reunirnos como vecinos” señaló.
La Fundación Junto al Barrio, llegó el año 2014 a trabajar con territorios de la Parte Alta de Coquimbo, y a partir de marzo del año pasado comenzaron a desarrollar, su modelo de intervención, Francisco Pizarro, Director Regional de JAB, destaco la importancia de que esta labor social y urbana, sea un comienzo de un trabajo socio-ambiental a largo plazo, donde se involucren distintos actores, así lo explicó, “Estamos desarrollando una estrategia donde trabajamos en distintos puntos del barrio para recuperar espacios y la idea es que esto perdure en el tiempo, hay que darle sustenibilidad y ese es el desafío que tenemos, desarrollar procesos de articulación social para que este trabajo tenga mayor impacto y la comunidad se empodere con su territorio” expresó.